Mantenimiento Correctivo

Mantenimiento Correctivo Equipo Médico

Este  servicio  se  lleva  acabo  cuando  se  detecta alguna falla en el funcionamiento  de sus Equipos Médicos así como también si requieran pintura, cambio de manijas, ruedas, perillas, etc. A fin de que sus equipos tengan una mejor presentación dentro del área hospitalaria.

Los  servicios a los equipos médicos  que estamos ofreciendo  se realizan apegados a las normas de operación vigentes y certificaciones de salud correspondientes  por un equipo de ingenieros especializados y capacitados para brindar soporte técnico de alta calidad ya que son 32 años de experiencia que nos  avalan el servicio que ofrecemos.

El Mantenimiento correctivo es una forma de mantenimiento del sistema que se realiza después de una falla o problema surge en un sistema de un equipo médico, con el objetivo de restablecer la operatividad del sistema y que el equipo vuelva a al operación al 100%. En algunos casos, el mantenimiento correctivo es la única opción. En otros casos, un sistema de mantenimiento deficiente puede exigir la reparación como consecuencia de la falta de mantenimiento preventivo, y en algunas situaciones la gente puede optar por centrarse en correctivos, en lugar de preventivo, reparaciones, como parte de una estrategia de mantenimiento.

El proceso de mantenimiento correctivo se inicia con la falla y un diagnóstico de la falta de determinar por qué el fallo apareció. El proceso de diagnóstico puede incluir la revisión ocular física de un sistema, el uso de un equipo de diagnóstico para evaluar el sistema en cuestión, las charlas con los usuarios del equipo médico, y una serie de otras medidas convenientes. Es importante determinar qué causó el problema, a fin de tomar las medidas adecuadas, y ser conscientes de que múltiples fallas de componentes o de software puede haber ocurrido de forma simultánea.

El siguiente paso es la sustitución de componentes dañados o software. En algunos casos, el daño puede ser irreparable. En otros en necesario hacer las reparaciones fuera del sitio, para un mejor proceso de diagnóstico y reparación. En otros casos, la sustitución completa de partes importantes puede ser necesaria para restaurar la funcionalidad del sistema. Por ejemplo, si una fuente de alimentación de un equipo médico falla, un ingeniero especializado puede determinar que parte de la unidad en reparación o que parte de ella puede ser suficiente, o puede encontrar que toda la unidad debe ser dada de baja de tal manera que uno nuevo puede ser recomendado.

Después de que se realiza el mantenimiento correctivo, un ingeniero verifica y calibra el trabajo para probar el sistema. Esto puede hacerse en varias etapas, para confirmar que el sistema está funcionando lentamente antes de que entre en funcionamiento total de trabajo. La verificación es especialmente importante en los sistemas enviados a una instalación para la reparación, los ingenieros quieren estar seguros de que cuando se envían de vuelta, los usuarios estarán satisfechos con el nivel de los trabajos realizados.

Para algunos sistemas antiguos, puede tener más sentido recurrir a operaciones de mantenimiento correctivo. El mantenimiento preventivo puede ser costoso, y con estos sistemas, no puede tener sentido, ya que puede ser más rentable, simplemente reparar componentes del sistema, que ya van mal. Por el contrario, con un nuevo sistema de mantenimiento preventivo puede ahorrar dinero a largo plazo y extender la vida útil del sistema mediante la prevención de fallas en el sistema tanto como sea posible antes de que sucedan.